Junta de culata: síntomas de que hay un problema

Junta de culata: síntomas de que hay un problema

Junta de culata: síntomas de que hay un problema

La culata del motor de un coche es la tapa que cubre las cámaras de combustión, y es muy importante para poder asegurar que no se produzcan pérdidas de compresión. La junta de culata es la encargada de asegurar esta estanqueidad del motor, y si se daña puede suponer un grave problema que termine en una reparación muy costosa.

Si la junta de culata presenta síntomas que indican que puede estar averiada, lo mejor es llevar el vehículo lo antes posible a un taller especializado para que procedan a diagnosticarlo y proceder a su correspondiente reparación o sustitución.

Qué es la junta de culata de un coche

La junta de culata es un elemento que se encuentra entre la culata y el bloque de cilindros que se encarga de garantizar la estanqueidad del motor para mantener la compresión. Se trata de una pieza muy importante que está fabricada con materiales muy resistentes, ya que se somete a elevadas temperaturas y presiones durante el movimiento del coche.

Si una junta de culata no se puede reparar tras una avería porque ha quedado demasiado dañada, su sustitución tendrá un alto coste pues una nueva normalmente estará por encima de los 500 €, a lo que hay que sumar una gran cantidad de horas de mano de obra necesarias para desmontar el motor y realizar la sustitución (entre unas 15 y 20 horas de media).

La avería en la junta de culata puede acarrear otros daños en el motor que pueden terminar con el mismo dañado de gravedad. Cuando esto se produce, el vehículo termina normalmente en el desguace debido al alto coste que tiene la reparación o sustitución del motor.

Qué función cumple la culata

La principal función de la junta de culata es mantener la hermeticidad del motor actuando como un sellador entre el bloque de cilindros y la culata. Su diseño cuenta con una serie de oquedades que permiten el paso del circuito de refrigeración y ayuda a que no se produzcan pérdidas de agua o de aceite y evitando que ambos no se mezclen durante el proceso de combustión.

Síntomas que indican una avería en la junta de culata

Los principales síntomas que indican que existe una avería en la junta de culata son:

  • Se produce un sobrecalentamiento del motor.
  • Hay pérdidas de líquido refrigerante o un alto consumo de aceite.
  • Gotas de agua en la varilla del aceite.
  • Pérdida de potencia o de rendimiento del coche.
  • El tubo de escape suelta humo de color blanco o gris claro.
  • El líquido refrigerante presenta un color oscuro.
  • Cuesta arrancar el motor del vehículo.
  • Se produce una presión excesiva en el circuito de refrigeración produciéndose roturas de los manguitos.

 

Hemos visto cómo saber si la junta de culata está mal al ser capaces de detectar los principales síntomas que presenta si se encuentra averiada. Proceder de forma inmediata cuando se detecta uno de estos síntomas, llevando el vehículo al taller, es la mejor forma de proceder para evitar posibles daños irreparables.