Se ha añadido el producto a tu compra

EquipotallerEquipotaller. Venta de maquinaría

0,00 €
No tiene ningún producto en el carrito

Cerrar

¿Hay diferencia entre un elevador y un ascensor parking?

19 julio 2018

Qué es un elevador de parking, el concepto de ascensor, tareas de mantenimiento, consumo energético, ¿a qué nos referimos cuando hablamos de un ascensor parking? y ¿qué es mejor, un ascensor o un elevador?

Cuando hablamos de la necesidad de contar con un elevador de aparcamiento, a menudo hay cierta confusión al respecto. El error radica en que tanto el término elevador como ascensor parking se utiliza de forma indistinta, y puede suceder que se esté pensando en un sistema bien distinto al que en realidad es. Por eso, hemos querido dedicar un artículo a comentar las diferencias entre ambos conceptos para dejarlo bien claro.

 

Qué es un elevador de parking

 

Un elevador es un sistema de desplazamiento que se usa para subir o bajar un vehículo. Según la normativa no entran en el apartado de ascensores de parking, sino que están considerados como maquinaria, y se les aplican las condiciones de estas. El término se utiliza también para otro tipo de elevadores, no solo los de vehículos. Por ejemplo, los montaplatos o montacargas se rigen por las mismas normas.

Por ejemplo, la velocidad máxima de un elevador es relativamente baja comparada con los ascensores. Un elevador no puede superar los 15 centímetros por segundo. Menos de lo que puede hacerse con un ascensor de aparcamiento.

 

El concepto de ascensor

 

Según la definición, un ascensor es una instalación destinada a llevar personas en una cabina hasta determinada altura. Para hacerlo se emplea un sistema hidráulico que se encarga de mover la cabina, bien de forma directa a través de un cilindro o mediante un sistema más complejo.

La velocidad a la que se mueve un ascensor puede alcanzar los 2 metros por segundo. Hay diversos tipos, en función del edificio en el que se van a instalar. Algunos de ellos pueden soportar grandes pesos, mientras que otros están limitados a un máximo de dos personas.

 

Tareas de mantenimiento

 

Se considera que el mantenimiento de un elevador es más sencillo que el de un ascensor. Este último requiere que sea mantenido por un técnico de forma mensual, además de una revisión al menos cada 6 semanas. Esto como norma general, ya que dependiendo del número de plantas o el uso pueden acortarse más estos plazos.

Un elevador de aparcamiento se revisa trimestralmente, y una vez al año se hace un mantenimiento general. No importa el uso que se le de o dónde se encuentre instalado.

 

Consumo energético

 

Un elevador tiene un consumo inferior al de un ascensor, sobre todo por una razón. Los elevadores se conectan a la red habitual, con una instalación monofásica. Un ascensor exige una conexión trifásica, la cual debe actualizarse en caso de que todavía no esté donde se va a montar el sistema. En la factura, el contrato de suministro es mayor en una red trifásica que en la red eléctrica estándar.

Además, los elevadores tienen un menor consumo porque al bajar no necesitan electricidad. Descienden solo gracias a la gravedad. Un ascensor funciona mediante el motor tanto si sube como si baja la carga, consumiendo energía en ambos procesos.

 

¿A qué nos referimos cuando hablamos de un ascensor parking?

 

Esta es la pregunta que suele surgir siempre cuando destacamos las diferencias entre uno y otro sistema. Los cierto es que podemos estar usando el término ascensor parking tanto para uno como para otro. Depende en buena medida de dos factores.

Por una parte, la velocidad de subida. Si el sistema que estamos utilizando no supera los 15 centímetros por segundo, el ascensor parking en realidad se trata de un elevador. Si funciona a una velocidad más elevada, nos estamos refiriendo a un ascensor en el sentido pleno del término.

El otro factor puede ser la altura de la elevación, aunque no es determinante a la hora de definir si estamos ante un elevador o un ascensor parking. Como norma general, los sistemas que suben coches más allá de una segunda planta se identifican como ascensores. Aunque si no superan las velocidades mencionadas anteriormente, se trata de elevadores. La única diferencia es que pueden ascender a mayor altura. De todos modos, lo normal cuando se trata de subir vehículos a grandes alturas, como ocurre por ejemplo en exposiciones construidas a modo de torres, que ubican los coches en distintas plantas, suelen tener una instalación de ascensores, preparada para la carga que supone un vehículo. Esto incluye una cabina movida por un sistema hidráulico, en lugar de una plataforma de elevación.

 

¿Qué es mejor, un ascensor o un elevador?

 

Lo cierto es que esta cuestión no es tan compleja como puede parecer a simple vista. La respuesta es que en prácticamente todos los supuestos hará falta un elevador, aunque lo denominemos ascensor parking por el uso que se le dé.

Solo en casos muy específicos, como la torre de exposición que hemos mencionado antes, lo que hace falta en realidad es un sistema de elevación para subir el coche. A veces, para duplicar las plazas disponibles en un aparcamiento o un taller. Otras, como método de acceso a un parking, como ocurre en el centro de algunas ciudades y calles en las que es imposible abrir una rampa para que los coches entren.

Un elevador es mejor no solo porque cubre las necesidades de estos supuestos. También lo es a nivel de ahorro, ya que como hemos visto anteriormente, el consumo energético es menor y las tareas de mantenimiento también. Por ello, aunque tengamos por costumbre llamarlo ascensor parking, a efectos de normativa observaremos que se denomina elevador de parking, montacargas o montacoches.

 

A modo de resumen

 

Para no llegar a confundirnos, dejamos claro en qué consiste el concepto de ascensor parking. A diferencia de los elevadores, un ascensor es un sistema que incorpora una cabina, capaz de elevar y descender la carga a una velocidad de más de 15 centímetros por segundo. Necesita una instalación eléctrica trifásica, por lo que consume más en la factura de la luz. También exige un mantenimiento más frecuente, lo que contribuye a encarecer el coste anual del sistema.

En realidad se trata de un tecnicismo, y no hay nada de malo en definir un elevador como ascensor parking. Aunque hemos querido explicar las diferencias para saber lo que se habla en uno u otro caso realmente. Nuestro modelo de elevador de parking aquí


[Aceptar]


Uso de cookies. En equipotaller.es usamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.