Se ha añadido el producto a tu compra
Por motivo de la Feria Motortec Automechanika 2019, la atención telefónica y la salida de pedidos sufrirán retraso. Disculpen las molestias.

EquipotallerEquipotaller. Venta de maquinaría

0,00 €
No tiene ningún producto en el carrito

Cerrar

Arrancador de batería: características y funciones

28 julio 2018

Diferencia entre arrancadores profesionales y domésticos, diferencias entre un arrancador y un cargador de batería, elementos de un arrancador de batería, cómo escoger el arrancador adecuado y una herramienta que garantiza la seguridad.

Uno de los elementos imprescindibles en cualquier taller es un buen arrancador de batería. Su uso se ha extendido tanto que se pueden encontrar incluso equipos portátiles, fáciles de cargar y utilizar en caso de necesidad. Gracias a ellos se puede devolver a una batería la carga suficiente para que el motor funcione, hasta llegar a un puesto de carga o llevar el coche a que le sustituyan la batería por una nueva. Veamos un poco más acerca de este elemento.

 

Diferencia entre arrancadores profesionales y domésticos

Se pueden encontrar multitud de modelos de arrancador de batería. Los más completos son los que se tienen en un taller, aunque hoy existen variantes creadas para uso doméstico. Aunque las diferencias son mínimas, es importante saber distinguir entre uno y otro.

Para empezar, un arrancador doméstico está pensado para un imprevisto. Se tiene en el maletero por si alguna vez vamos a arrancar el coche y la batería se ha agotado. Por ejemplo cuando las temperaturas son muy frías o alguien se ha dejado las luces encendidas toda la noche. Aunque hay modelos que se utilizan como acumuladores de energía y permiten cargar ciertos dispositivos, lo normal es que sirvan solo para arrancar el coche sin tener que llamar a una grúa.

Los arrancadores de baterías profesionales están pensados para repetir la tarea de forma continua durante el día. Se pueden arrancar muchos coches sin necesidad de tener que conectar a una fuente de alimentación en poco tiempo. Su tamaño suele ser mayor que el de un arrancador de batería doméstico, aunque algunos modelos son portátiles y ocupan muy poco espacio.

Un arrancador profesional se puede adaptar al voltaje de distintas baterías, dependiendo del tipo de vehículo que se necesite arrancar. Algunos no usan las tradicionales baterías de 12 voltios, sino que pueden ser de 6 (motocicletas, tractores u otros motores) o incluso de 24. También tiene un regulador de amperaje para arrancar los vehículos en función de su potencia.

Diferencias entre un arrancador y un cargador de batería

A menudo se pueden confundir, aunque un profesional sabe muy bien cuál es la diferencia. Un arrancador de batería no es lo mismo que un cargador, y sus funciones son distintas.

La tarea de un cargador de baterías es volver a llenar de energía una batería, para lo que se tiene que desmontar del vehículo y conectar al cargador, que a su vez se conecta a la red. Se puede tener un cargador en el taller para cargar baterías, y poder montarlas cuando sea necesario.

Un arrancador de batería es autónomo, y se tiene a mano cuando es necesario, tanto si hay una toma de corriente cerca como si no. Su tamaño es sensiblemente inferior al de los cargadores, puesto que se lleva en la grúa o el vehículo de asistencia cuando alguien se ha quedado tirado en la carretera o no consigue arrancar.

Hay modelos de arrancador de batería que también son cargadores, más voluminosos que los convencionales. Desde los mandos de control se elige el modo en el que se quiere trabajar, dependiendo de si necesita una inyección de energía continuada o puntual. Como no son portátiles, para poder llevarlos de un lado a otro del taller tienen unas ruedas y un asa. Lo que los hace muy parecidos a un carrito.

 

Elementos de un arrancador de batería

Los arrancadores de baterías se componen básicamente de un acumulador de energía y unos cables con pinzas. Dependiendo del modelo, se puede contar con un panel de control, donde regular los parámetros de arranque que hemos mencionado.

Para poder identificar claramente la polaridad, las pinzas suelen ser de colores diferentes. Rojo para el positivo y negro para el polo negativo. Aunque pueden encontrarse algunas en las que simplemente se indique el polo con un signo de más (+) para positivo y un menos (-) para el negativo.

Algunos arrancadores tienen la posibilidad de desconectar las pinzas. De este modo, si por alguna razón un cable sufre daños, se puede sustituir con facilidad. Por ello, en un taller es habitual contar con pinzas de repuesto por si fuera necesario.

 

Cómo escoger el arrancador adecuado

Aunque en esencia se puede decir que todos los arrancadores son iguales, nunca está de más echar un vistazo a las características de cada modelo. De este modo se puede garantizar que cumplirá perfectamente con todas las funciones que se le demanden.

Aunque un factor al que se le da mucha atención suele ser el precio, la calidad está por encima de este. Sobre todo cuando hablamos de equipamiento para taller, que tendrá una carga de trabajo muy exigente. Comprar un arrancador de batería solo porque es muy barato puede hacer que en poco tiempo no funcione bien, teniendo que comprar uno nuevo e invirtiendo más que si se elige desde el principio un arrancador de buena calidad.

 

Una herramienta que garantiza la seguridad

El arrancador de batería es fundamental en un taller por motivos evidentes. Puede darse el caso de que un coche se descargue y se necesite arrancar si batería, mientras se realizan las tareas que hagan falta. Aunque no es la única razón por la que hace falta.

La función principal de este dispositivo es preservar la seguridad a la hora de realizar las tareas de arranque. Si no se dispone de uno, habrá que arrancar el vehículo conectando unas pinzas a la batería de otro y arrancándolo, para poner en la batería descargada las otras pinzas y después arrancar. Esta operación, que ha sido muy habitual durante mucho tiempo, y que aún se sigue viendo de vez en cuando, conlleva algunos riesgos. En caso de no hacerlo bien, se puede producir algún chispazo, que podría causar daños tanto al vehículo como a quien maneja las pinzas. Además, si hay gases acumulados, existe la posibilidad de que haya una explosión. Un arrancador de batería elimina estos riesgos, porque las pinzas se conectan primero, con el aparato apagado, y se activa después, dejando pasar la energía cuando todo está bien encajado. Aquí nuestro stock disponible de cargadores y arrancadores.


[Aceptar]


Uso de cookies. En equipotaller.es usamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.