[Aceptar]
Uso de cookies. En equipotaller.es usamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Se ha añadido el producto a tu compra

EquipotallerEquipotaller. Venta de maquinaría

0,00 €
No tiene ningún producto en el carrito

Cerrar

Compresores de aire, imprescindibles en nuestro taller

Compresores de aire 100 litros, 200 litros, ....

3 junio 2016

Compresores de aire una de las herramientas básicas en cualquier taller, ¿ cómo funcionan ?, Compresores de aire tipos, alimentación, los compresores son ruidosos, calderín... Modelos a la venta en nuestra web.

Una de las herramientas básicas en cualquier taller, dedíquese a lo que se dedique, es un compresor de aire. Pero especialmente es importante cuando hablamos de un taller de automóviles. Las utilidades que podemos darle a uno de estos aparatos es muy amplia y sin lugar a dudas podrá ayudarnos a conseguir el objetivo principal de cualquier negocio, la satisfacción de nuestros clientes. ¿Por qué decimos esto? Porque son esenciales a la hora de realizar trabajos de manera más rápida y eficiente. Veamos a continuación cómo funcionan los compresores de aire, qué tipos tenemos y cuál es el más recomendable para nosotros.

 

Compresores de aire, cómo funcionan

Estas máquinas constan básicamente de un motor y de un depósito, aunque si profundizamos en el funcionamiento y el tipo podríamos descubrir y matizar más elementos. El motor genera una absorción del aire ambiental y lo comprime en un depósito de mayor o menor tamaño. Al estar comprimido ocupa poco volumen y tiene una salida con una fuerza considerable.

 

La salida del aire comprimido puede tener muchas utilidades. Por ejemplo, se puede emplear para limpiar el polvo y la suciedad incrustadas o de zonas inaccesibles. Esto será de gran ayuda para quitar los restos en la ropa de trabajo después de un lijado intensivo, por ejemplo. O para eliminar suciedad en los recovecos antes de pintar y evitar burbujas o rugosidades tras aplicar una de las capas.

 

Otro de los usos en nuestro taller es la utilización de máquinas de aire comprimido. Menos ruidosas que las eléctricas y más que suficientes en muchos trabajos, se pueden utilizar adaptadores que nos permitirán cortar, taladrar, pintar con pistola, etcétera. Algo que facilitará el trabajo y añadirá un plus de calidad a nuestros acabados.

 

También se pueden utilizar para el inflado de neumáticos. En ningún taller de neumáticos faltan uno o más compresores de aire. No sólo son de extrema utilidad, son básicos.

 

Compresores de aire, tipos

Existen varios tipos de compresores de aire, aunque vamos a destacar los más comunes y utilizar esto para determinar cuál es el que más nos interesa.

 

  • Alimentación. Como decíamos antes, para la comprensión del aire es necesario activar un motor. Dependiendo del tipo que escojamos, será alimentado por gasolina o por electricidad. Lo más práctico para trabajos en lugares como talleres son los eléctricos, que no generan gases y que no necesitan continuas visitas a la gasolinera. Los de gasolina serán necesarios dónde no hay electricidad.

 

  • Los compresores son ruidosos. Si no va a estar situado en un cuarto cerrado y aislado, lo mejor será comprar uno insonorizado, que evitará en gran medida ese molesto sonido.

 

  • Para comprimir el aire y llenar el calderín, se necesita un tiempo. Si vamos a realizar un trabajo prolongado y habitual, habrá que hacerse con uno de entre 300 y 500 litros, pero si solo se utilizará de forma ocasional, uno más pequeño de entre 100 y 300 litros bastará.

 

Ahora solo te queda escoger el que mejor encaje con tus necesidades.

 

 

Nuestros modelos de Compresores de aire en VENTA

 

 

Compresor de aire insonorizado